Biscotes de almendras nueces, arándanos rojos, uvas pasas y queso.

Biscotes de almendras nueces, arándanos rojos, uvas pasas y queso.

Los frutos secos siempre son una gran opción al momento de merendar o de preparar aperitivos
para acompañar la comida. Su versatilidad los convierte en grandes acompañantes y sus valores
nutricionales los hacen ideales para incluirlos en una dieta fitness.

Aunque no siempre deben comerse acompañados, estos biscotes de frutos secos son ideales para
comer a media tarde o para recuperar energía luego de un agotador día de ejercicios.

Ingredientes para un biscote de almendras con nueces

  •  Nueces 75 g
  •  Almendras 75 g
  •  Mezcla de semillas 40 g
  •  Arándanos secos rojos o uvas pasas 75 g
  •  Ciruelas pasas sin hueso 75 g
  •  Sal 2 g
  •  Azúcar moreno 40 g
  •  Tomillo seco media cucharadita
  •  Romero seco media cucharadita
  •  Harina de repostería 125 g
  •  Bicarbonato sódico media cucharadita
  •  Leche de almendras 240 ml

Como hacer biscotes de almendras nueces, arándanos rojos, uvas pasas y queso.

1. Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde rectangular tipo de plum cake,
forrándolo con papel sulfurizado o engrasándolo.
2. Disponer en un cuenco grande todos los frutos secos y las frutas, troceando ligeramente
las ciruelas pasas. Mezclar bien con el azúcar, el tomillo, el romero, la harina y el
bicarbonato. Añadir la leche y mezclar hasta tener una masa homogénea. Llenar el molde
y hornear durante unos 45-50 minutos, hasta que se haya dorado por encima. Dejar
enfriar completamente sobre una rejilla.

3. Envolver en papel de aluminio o plástico film y llevar al congelador, como mínimo 1 hora y
como máximo 3 horas. Precalentar el horno de nuevo a 175ºC y preparar un par de
bandejas. Cortar los biscotes con un buen cuchillo de sierra, dejando el grosor que se
prefiera, mejor no más de 1 cm.

4. Distribuir en las bandejas, hornear 10 minutos, girar y continuar horneando unos minutos
más hasta que se hayan tostado al gusto. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla
antes de guardar en un recipiente hermético.

A pesar de no ser una receta extremadamente sencilla, puede ser preparada por cualquiera con un
poco de paciencia y concentración. Recuerda que puedes acompañar tus biscotes con queso
crema o algún otro aderezo, sin embargo por si solos también son bastante deliciosos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *